Curiosidades de la sociedad Astur

La sociedad Astur

Curiosidades de la vida diaria de los astures

Algunos aspectos de la vida cotidiana de la sociedad astur se dejaron reflejados en los escritos romanos, éstos nos cuentan que la bebida principal era el agua, se envasaba en grandes tinas de cerámica que se enterraban a medio cuerpo en suelo terroso para mantenerla fresca, también destilaban una especie de cerveza llamada Zythos hecha con centeno fermentado. Celebraban banquetes en los que ocupaban un determinado sitio en función de la edad y del estatus social, lo mismo ocurría en el interior de cada vivienda, se sentaban en semicírculo, en un banco adosado a la pared y comían en el mismo orden de importancia, este modelo de banco evolucionaría en el futuro escañu asturiano.

sociedad astur - banco de una cabaña astur, Castro de Coañasociedad astur, reproducción de una cabaña

Dormían en colchones fabricados a base de paja seca y pieles que colocaban en el suelo, cerca del llar para soportar el frío, algunos castros muestran viviendas de dos plantas, pero no puede saberse si la planta superior se dedicaría a habitación o a almacenaje. No disponían de zonas de aseo privadas, la higiene era algo que se realizaba en el río o en baños públicos, pues como se constata en castros como Coaña, ya existían recintos termales y piscinas prerromanas, sin embargo esto no impidió que los romanos consideraran a los astures gente sucia y despreocupada.

la sociedad astur - piscina granito

Una de las cosas que más pareció sorprender al historiador Estrabón era el uso del orín para la higiene bucal, dejando constancia de que jamás en la celtiberia había visto semejante cosa para sanear las encías. También se deja constancia de casos en los que, cuando una persona enfermaba y no se conocía la causa, se sacaba al enfermo al los caminos con la esperanza de que alguien que lo viera conociera la cura. A los condenados a muerte se dice que los despeñaban y a los patricidas que los lapidaban. Estrabón fue uno de los historiadores romanos que dejó por escrito el modo de vida astur. En el libro La Cantabria puede verse el siguiente extracto:

Ver escrito de Estrabón, ¿ Cómo eran los astures ?, extracto La Cantabria

Los astures comerciaban tanto por mar como por tierra, el propio ir y venir de la gente creo caminos que comunicaban los diferentes castros pero también se crearon caminos empedrados antes de la llegada de los romanos.

El comercio interior estaba basado en el trueque de productos o en el intercambio de estos por lingotes o discos de plata, no será hasta la llegada de Roma cuando aparezca la moneda propiamente dicha como método para los intercambios comerciales. Entre los productos destacados encontramos telas, pieles, cerámica, joyas, útiles y herramientas. El comercio de tela evidencia una especialización, aparecen las hilanderas o hilanderos, personas encargadas de tejer la lana de oveja para hacer paños fuertes, suaves y de colores, principalmente blanco, negro y marrón, las madejas de lana se metían en agua con ceniza repetidas veces para conseguir que quedaran finas y suaves, luego se tejían en los telares hasta conseguir piezas de telas que fueran aptas para cortar y coser.

El comercio exterior se realizaba principalmente por mar, las rutas marítimas seguían la línea que conectaba el Cantábrico con los pueblos de La Bretaña Francesa y con las Islas Británicas. Es muy posible que también se mantuviera un comercio activo con los pueblos del Mediterráneo mucho antes de que llegaran los romanos; se han encontrado restos de objetos procedentes de estos pueblos en algunos castros pero que no ofrecen excesiva coincidencia entre ellos, este aspecto junto con la ausencia de restos similares en León o Castilla hace creer que posiblemente llegaran por mar. Entre los restos destaca la cerámica llegada desde Andalucía occidental perteneciente a pueblos celtíberos y otros restos de procedencia griega. Realmente la vía marítima resultaba mucho mas rápida de la terrestre para comunicarse con otras regiones y prácticamente igual de peligrosa ya que, cruzar la cordillera suponía tener que atravesar duras montañas, desfiladeros y ríos, soportar la nieve, el frío, el viento y tener que hacer frente a posibles saqueadores. El mar ofrecía menos esfuerzo aunque siempre se estaba a merced de las olas y el clima.

El grueso de la población de la sociedad astur se dividía en función del trabajo realizado, así encontramos cazadores, agricultores, ganaderos, pescadores, mineros, herreros, alfareros, orfebres y comerciantes como las principales actividades especializadas. A todas estas actividades iremos dedicando las sucesivas publicaciones.

La gestión político – administrativa está poco documentada y las referencias que existen son ya de eṕoca romana. Sin embargo podemos saber algunas particularidades sobre los pactos que realizaba la sociedad astur gracias a la tabla de bronce descubierta en Astorga. Se trata de un documento que recogía un pacto de Hospitalidad (hospitium) entre varias tribus de astures augustanos, no se conoce la fecha de realización pero si se sabe que este pacto fue renovado entre los años 27 – 152 d.C.

En época prerromana se cree que este tipo de pactos eran verbales, públicos, igualitarios y se acompañaban de algún tipo de ritual donde los dioses actuaban como testigos. En época romana este tipo de alianzas se empiezan a realizar por escrito y adquieren rasgos político – administrativos y militares más jerarquizados. En el caso de la tabla de Astorga aparece el siguiente texto:

Siendo cónsules Marco Licinio Craso y Lucio Calpurnio Pisone. En las IIII kalendas de mayo (28 de abril del 27 d.C).

La familia de los Desorncorum, de la gens de los Zoelas, y la familia de los Tridiavorum, también de la gens de los zoelas, renuevan el antiguo pacto de hospitalidad y quedando todos bajo su protección y clientela, también sus hijos y sus descendientes.

Lo firman Arausa, hijo de Blecaeno. Turaio, hijo de Cloutio. Docio, hijo de Elaeso. Magilón, hijo de Cloutio. Bodecio, hijo de Burralo. Elaeso hijo de Clutamo, por medio de Abieno, hijo de Pentilo, magistrado de los Zoelas. Hecho en Curunda.

Bajo el consulado de Glabrión y de Homullo, el 5 de los idus de Julio (11 de Julio del año 152 d.C), la misma familia de los Desoncorum y la familia de los Tridiavorum recibieron la misma clientela y el mismo pacto, de la gens de los Avolgigos a Sempronio Perpetuo Orniaco, de la gens de los Visaligos a Antonio Arquio y de la gens de los Cabruagénigos a Flavio Frontón ambos Zoelas. Lo realizaron Lucio Silón y Lucio Flavio Severo. En la ciudad de Asturica Augusta.

Los pactos de Hospitalidad consistían en la obligatoriedad de acoger amistosamente a otras familias y proporcionaba prestigio a la persona que acogía a los visitantes. Con este pacto ambas parten adoptaban una serie de obligaciones con respecto al otro. Era una forma de establecer alianzas.

Es este pacto varias familias de Zoelas,  tribu astur que habitaba el norte de Portugal y parte de la actual Zamora, se comprometen a establecer y respetar un pacto de hospitalidad brindándose mutua protección, pero también se establece la clientela, un detalle que implicaba una jerarquía militar donde una familia quedaba subordinada a otra.

Atrás                                                                                   Arriba