Paleolítico medio

El paleolítico medio en Asturias.

El hombre de neanderthal

La segunda etapa del paleolítico es el paleolítico medio abarca desde el año 120.000 al 40.000 BP. Es un período de la prehistoria que se caracteriza por la presencia del hombre de neanderthal y que comienza con los inicios de la glaciación – würm, el clima se endurece, la temperatura media, en los meses más templados, era de 6 – 7ºC y la costa asturiana se helaba en los meses más fríos creando una placa de hielo que se adentraba en el mar más de 5km.

Con el cambio climático muchos animales se desplazaron hacia el sur y muchas otras especies desaparecieron a consecuencia de la falta de adaptación al medio. En el mar dominaban los cetáceos y sobre la tierra animales de gran tamaño como el mamut formaban grandes manadas. También la flora cambió, adquirió rasgos boreales, predominaban los pinares, hayedos y robles carbayos.

neanderthal

Asturias

Todo el Paleolítico Medio Asturiano está ligado al hombre de neanderthal, en Asturias se ha podido datar su presencia desde el 100.000 al 35.000 BP.

 

¿Quién era el hombre de neanderthal?

Ver PDF Evolución del ser humano

Los restos encontrados permiten describir a personas con una capacidad craneal de 1422 cm3, principalmente pelirrojos y de ojos verdes, con un cuello corto y robusto; la frente era abultada a causa del arco supra – ciliar (protuberancia a la altura de las cejas); tenían una nariz grande, con una cavidad nasal externa y otra interna, esta particularidad del neanderthal aún está en estudio, los investigadores especulan con varias teorías, una de ellas defiende que fue una evolución del hombre para adaptarse al clima glacial y que su función era calentar el aire frío que se inspiraba para no dañar órganos como el cerebro o los pulmones; otra teoría es la que plantea que dichas cavidades están relacionadas con la estructura del cráneo y la fuerza de presión que los neandertales realizaban con la mandíbula; tenían una espalda bastante ancha, un estómago abultado, las piernas eran cortas, algo arqueadas y caminaba de forma diferente a la nuestra; por último protegía la piel con un tupido vello corporal.

Durante los últimos momentos del Paleolítico Medio convivieron dos géneros de homo, el Hombre de Neanderthal y el Hombre de Cromagnon. Este período termina con la extinción del neanderthal y la supremacía del Cromagnon, antecesor directo del Homo sapiens.

La extinción del neanderthal es un tema controvertido y en continuo debate, son varias las teorías que intentan explicar la causa de la extinción:

Están aquellos que defienden que el neanderthal desapareció por la presión ejercida por el Hombre de Cromagnon, es decir, afirman que eran especies enemigas y que la lucha por el control del territorio llevó a la desaparición de los neandertales.

La teoría anterior es cada vez más discutida por el grupo de investigadores que defiende que el neanderthal no desapareció si no que se mezcló con el Cromagnon evolucionando en una nueva especie, sin embargo estas afirmaciones aún no han podido probarse, por un lado esta el presunto híbrido encontrado en Asia pero, por otro lado, muchos sostienen que ambas especies de homo eran incompatibles genéticamente y que, en el caso de poder engendrar una nueva vida, ésta sería estéril.

La tercera hipótesis de este debate afirma que el neanderthal desapareció a causa de una enfermedad priónica causada por el canibalismo de partes blandas del cuerpo como el cerebro, es una enfermedad que ocasiona demencia, temblores, parálisis y finalmente la muerte, los cráneos perforados para la extracción del cerebro que se han encontrado en diversas zonas de Europa sirven de apoyo a esta teoría, si el neanderthal tenía costumbres caníbales es muy posible que con el paso de los años la especie se fuera degenerando.

Sin una versión cerrada sobre este tema la extinción del neanderthal sigue siendo algo bastante desconocido. Lo evidente es que se sucedió un importante cambio cultural con la aparición de una nueva especie.

El periodo de transición entre el Paleolítico Medio y el Paleolítico Superior se denomina Chatelperroniense y va desde el año 36.000 al 32.000 antes del presente. Es un periodo poco documentado y controvertido que debe su nombre a un tipo de industria concreta que se dio durante estos años, donde parece que se perfecciona la herencia recibida del musteriense. Algunos investigadores creen que este tipo de industria pudo ser una industria de transición en la que el hombre de Cromagnon aprovecharía parte de las herramientas del neanderthal y las adaptarían a sus actividades cotidianas. Si esta hipótesis se verificara se tendría una buena prueba de la convivencia entre ambas especies.

 

Cómo vivía el neanderthal

La cultura Musteriense

La cultura del Hombre de neanderthal se denomina Musteriense. Los neandertales poseían un sistema social compuesto por lazos familiares y por una convivencia en grupos no muy numerosos.

Se comunicaban principalmente mediante gestos, posturas y con un lenguaje articulado bastante limitado, parecido a sonidos guturales, este descubrimiento fue constatado no hace mucho gracias a la abundancia de restos localizados en la Cueva del Sidrón, los investigadores han podido localizar dos mutaciones en en el gen FOXP2 que permite la capacidad del lenguaje.

Con la llegada del frío, la vida se desarrolla en la boca de las cuevas, las elegidas como asentamientos no estaban a mucha altura sobre el nivel del mar y siguen vinculadas estrechamente a los ríos y a la costa. El fuego fue un elemento vital en los asentamientos para mantenerlos secos y calientes, así surge el hogar, es posible que cada grupo familiar poseyera su propio hogar, un fuego rodeado de piedras en el que se cocinaba y junto a cual se dormía, se comía y se reunían.

Los neandertales consiguen sobrevivir a la glaciación gracias a su evolución cerebral, a su capacidad de razonar y a su resistencia a las bajas temperaturas. El clima glacial limitó bastante la recolección de frutos y raíces, como consecuencia, los grupos de humanos se especializaron en la caza y en el aprovechamiento de la carroña, algunos investigadores apuntan que eran más carroñeros que cazadores. La dieta era principalmente carnívora pero también consumían vegetales, hierbas, frutos, raíces etc. Realizaban guisos con las denominadas piedras de calentar, para ello se llenaba una bolsa de cuero con agua, luego se calentaban un buen puñado de cantos rodados en una hoguera, cuando las piedras estaban lo suficientemente calientes se introducían en la bolsa de agua, cuando enfriaban se sacaban y se sustituían por nuevas piedras calientes, este proceso se realizaba hasta que el agua rompía a hervir.

Sabían trabajar las pieles para que fueran calientes, impermeables y elásticas, con ellas se vestían, las usaban para hacer camas en las que descansar, las trataban de una forma especial para poder revestir canastos hechos con materiales vegetales, confeccionaban bolsas para almacenar agua, hierbas, útiles etc.

Conocían el uso medicinal de las plantas y las usaban para curar y aliviar los dolores y enfermedades, en la cueva del Sidrón algunas mandíbulas poseían restos de manzanilla y, debido a su escaso valor nutritivo es muy posible que la consumieran a modo de infusión y/o para aliviar algunas enfermedades.

neanderthal

Mandíbula de neanderthal

La industria se hizo más sofisticada y las herramientas redujeron su tamaño, a algunas de ellas se les añadió por primera vez un mango y con ello se obtuvo un mejor agarre del instrumental. Con el neanderthal se inició la primera cantería artesanal, las herramientas más abundantes eran raederas, buriles, perforadores, punzones, cuchillos, picos, hendedores, puntas y otros denticulados a modo de sierra.

neanderthal

Punta musteriense. Cultura neanderthal

Durante el Musteriense se documentan por primera vez algunos rituales, hasta el momento no se tiene conocimiento de que los seres humanos creyeran en algún tipo de religión pero, con este nuevo género de homo, aparecen las primeras ceremonias y actos simbólicos.

Entre los posibles rituales realizados aparecen las ceremonias ligadas a signos de canibalismo, esta práctica era normal entre los neandertales europeos, los investigadores siguen estudiando si se limitaba a humanos de su propia especie o si no hacían distinción entre los diferentes géneros de homo.

Los enterramientos también presentaron un segundo tipo de culto, algunos cuerpos aparecen con restos de carácter ritual, es el caso del denominado Culto a los Cráneos, ritual que consistía en realizar una perforación para extraer el cerebro, este acto también suele asociarse al canibalismo, una vez que el cráneo era vaciado se depositaba en la zona de enterramiento rodeándolo con piedras que en ocasiones teñían con pigmentos rojos y negros.

Por otro lado, en los enterramientos comunes también se aprecian signos rituales ya que teñían el cadáver y las piedras de rojo y depositaban ofrendas que consistían principalmente en herramientas y comida.

El tercer ritual conocido en el neanderthal se denomina Culto al Oso de las Cavernas, animal venerado y al que se vencía para conseguir prestigio, fuerza y poder dentro del grupo.

El ritual menos conocido y aún en estudio se denomina Culto a las mandíbulas.

Todos estos aspectos de la vida diaria del hombre musteriense revelan un sistema social más complejo de lo que se creía, el hecho de realizar rituales conlleva una organización grupal específica, la posible figura de un líder y nuevas inquietudes relacionadas con buscar el por qué de las cosas. Por otro lado, si ya realizaban estos actos, es muy posible que tuvieran otros rituales asociados a los elementos de la naturaleza y que son el antecedente de las creencias desarrolladas en periodos posteriores.

 

Algunos lugares ocupados durante el Paleolítico Medio

En Asturias, durante los inicios del Paleolítico Medio, los restos encontrados se corresponden con asentamientos al aire libre ya que, al menos durante el periodo de transición entre el Interglaciar Riss – Würm y la glaciación würm, el clima aún sería apto para establecerse en el exterior. Los yacimientos, durante este primer momento, se reparten en dos áreas de ocupación:

Por un lado están los asentamientos asociados a la desembocadura de los ríos, donde destacan yacimientos como los encontrados en el Cabo Peñas (posiblemente permanente), en el Cabo Busto, en San Martín, en Viesques (Gijón) y en Porcía.

El segundo grupo se corresponde con los asentamientos asociados a la cuenca del río Nalón, en el centro de Asturias, este río ofrece una gran cantidad de afluentes y repisas fluviales que fueron aprovechadas por los seres humanos durante los inicios del Paleolítico Medio. Algunos de los yacimientos localizados se sitúan en Siero, Oviedo, Les Regueres, Candamo y Pravia.

Cuando el clima se endurece a causa de la glaciación los grupos de humanos se ven obligados a desplazarse al interior de las cuevas, es el momento álgido del neanderthal, sin embargo no son muchos los yacimientos encontrados, destacan la cueva de la Güelga en Cangas de Onís, el Sidrón en Piloña y muy posiblemente el Macizo de Ardines en Ribadesella.

Entre las cuevas que pudieron estar habitadas al final del Paleolítico medio (período Chatelperroniense) son la cueva de la Güelga, Cueva Oscura de Perán y la Cueva del Conde.

El descubrimiento más importante hasta el momento en Asturias es el Sidrón donde se han podido recuperar un buen conjunto de cuerpos de neandertales.

 

PDF.- listado con algunos yacimientos paleolítico medio asturiano

 

Atrás                                                                  Arriba