Archivo de la etiqueta: primera minería

Inicio de las actividades mineras en Asturias. primero industria lítica y luego la minería del metal

La edad de cobre en Asturias

El inicio de la Edad de los Metales: la edad de cobre

El primer metal usado por los humanos fue el cobre

A finales del neolítico se descubre la minería del cobre, los restos mas antiguos que se han localizado hasta el momento se corresponden con las minas del Texeu en Rioseco y las Minas del Milagro en Onis. Ambos lugares se comienzan a explotar alrededor del 3.000 a. C y nos indican un nuevo cambio de etapa, se deja atrás la prehistoria para entrar en la Edad de los Metales. El primer metal usado de manera generalizada fue el cobre, en Asturias la mayoría de los restos aparecen en las zona centro y en el oriente coincidiendo con las explotaciones mineras antes mencionadas.

La edad de cobre - zonas mineras

Aproximación zonas con cobre en Asturias

El cobre es un mineral que se encuentra dentro del grupo de minerales llamados nativos (cobre, oro, plata, platino y hierro), es decir se encuentra en la roca de forma natural. En las minas asturianas de cobre se puede ver fácilmente su presencia por el color verdoso de sus paredes. Es un metal blando y maleable lo que facilitaba su uso para la creación de herramientas, adornos y otros objetos que eran mas llamativos, resistentes y duraderos.

La Edad de los Metales fue posible gracias al perfeccionamiento del horno de cerámica, inventaron una nueva forma de alcanzar los 1250ºC necesarios para fundir el cobre. Los primeros hornos metalúrgicos consistían en un pozo en el suelo, más o menos de  1 a 2m de diámetro, y medio metro de profundidad en el que se hacía una gran hoguera para coseguir suficientes brasas de carbón vegetal con las que rellenarlo. Luego se extraían unas pocas de brasas y se introducían en una vasija – horno. La roca con el mineral se dejaba dentro de un crisol y éste se introducía en la parte superior de la vasija – horno.

edad de los metales en Asturias

Por último la vasija llena de carbón y con el crisol que contenía el mineral se enterraba entre las brasas del pozo, se cubría con arcilla hasta crear una bóveda abierta por la parte superior para que pudiera circular el aire, y con una entrada en el lateral para el fuelle. A través del agujero lateral se introducía el tubo hasta las brasas que contenía la vasija y se insuflaba aire para poder aumentar la temperatura.

horno de fundición, edad de cobre

Cuando el mineral se fundía se separaba del resto de impurezas, posteriormente se dejaba enfriar, se rompía el crisol y se extraía una roca en la que se apreciaba todo el mineral a un lado y el resto de impurezas al otro. El siguiente paso era limpiar o eliminar toda la parte de impurezas, para ello se valían de un cincel. Finalmente el mineral se volvía a fundir para verterlo en moldes o se calentaba para modelarlo en las herrerías. Era habitual que se trabajara en la boca de la mina parte del mineral creando lingotes mas fáciles de transportar. También se documenta el traslado del mineral en bruto hasta algún lugar de trabajo especializado.

Algunas de las zonas mineras llegaron a agotarse, hay teorías que apuntan que se explotaba mas cobre que el que se consumía, este excedente impulso las relaciones comerciales. El comercio se implanta hasta convertirse en una actividad indispensable si se querían conseguir los recursos necesarios para desarrollar las nuevas técnicas. Las localidades que no tenían en sus proximidades los materiales necesarios debían de conseguirlos mediante tratos con personas que procedían de lugares que si contaban con ese recurso o que podían conseguirlo de alguna forma.

No es raro pensar que aquellas personas que poseían el conocimiento necesario para fundir los metales estarían muy bien posicionados dentro de su grupo, ser el portador de este nuevo saber no implicaba necesariamente ser el mejor cazador, el líder, o el guía espiritual, cualquier persona podía haber adquirido este nuevo aprendizaje de manera fortuita, sin embargo, el hecho de aprender a fundir el metal, casi seguro que suponía un ascenso dentro de su grupo social.

Esta nueva actividad desarrolló nuevas profesiones, aparecen los herreros y orfebres, además implicaba residir en un sitio bastante más tiempo, llevar todas las herramientas necesarias de un lado para otro era una tarea demasiado pesada. Por otro lado la metalurgia proporcionó grandes avances a la agricultura, con los nuevos útiles el trabajo resultaba más sencillo y era más rápido cultivar. Todo ello, junto con el descubrimiento de los sistemas de regadío para las plantaciones, fueron los factores principales para que se potenciara la creación de aldeas permanentes y de grupos de población con unas fronteras cada vez más definidas.

La edad de cobre supuso el asentamiento definitivo de los humanos en un territorio concreto, pese a la gran cantidad de cambios que se experimentó durante esta época los restos arqueológicos son escasos en Asturias. Hay varias teorías que intentan justificar esta escasez de restos. Algunos afirman que hay que tener en cuenta que los metales llegan a tierra Astur con cierto retraso en comparación con el resto de Europa y el uso del Cobre y del Bronce suelen solaparse. Otra teoría que justifica la falta de restos es la reutilización del cobre en la etapa posterior, el bronce es una aleación de cobre y estaño, por lo tanto es bastante posible que gran parte del cobre se reutilizase para la creación de útiles en bronce. También se podría explicar mediante los continuos saqueos que sufrieron las necrópolis a la largo del tiempo.

Los pocos restos de cobre encontrados se remontan a finales de la etapa y los principios del bronce, aparecen en mayor medida en el centro – oriente de Asturias. Destacan los hallazgos de la localidad de Gamoneu donde se localizaron varios lingotes, En Llanes encontraron 4 hachas y en Asiego 14 hachas planas.

La edad de cobre en Asturias

Lingotes de cobre. Gamoneu d’Onís, Asturias

En los Picos de Europa se localizó una punta de flecha palmela que no es común en Asturias pero que si lo era en otras zonas de la Península. La mayoría de herramientas encontradas son hachas, se evidencia un incremento importante de la demanda de esta herramienta, algunas teorías apuntan varios motivos para esta aparente demanda, el aumento considerable del número de humanos, la necesidad de madera para la confección de las aldeas, la tala de bosques para crear zonas de pasto, el aumento de la demanda de otras herramientas necesarias para la caza y agricultura etc.

punta palmela edad de cobre asturias

Punta palmela

Esta primera etapa de la edad de los metales supuso un período de adaptación en el que se pasó de la trashumancia al sedentarismo, de una agricultura oportunista a una más elaborada, de una minería rustica a una especializada y, en definitiva, el avance del ser humano desde el pensamiento prehistórico a un pensamiento mucho más moderno donde se incrementa la esperanza de vida, disminuye la mortalidad infantil, la vida se vuelve más cómoda, se dispone de más tiempo para crear nuevas ideas y trabajos, aparecen valores como la propiedad del territorio, la propiedad privada, los estamentos sociales, la diferencia de clases, la riqueza como sinónimo de poder, la necesidad de defender el territorio ocupado ante otros grupos de humanos y otros muchos conceptos hasta el momento desconocidos.

Durante los primeros momentos la cultura desarrollada era aún dependiente de la herencia neolítica, se desarrollan las últimas representaciones rupestres en centros sagrados como Peña Tú en LLanes, cova Demo en Boal o los abrigos de Fresnedo, donde la figura del hombre guerrero cobra importancia sobre todo al final de éste periodo y durante la posterior edad de bronce.

En esta edad se reutilizan los últimos túmulos pero poco a poco se van abandonando y se adoptan nuevas creencias. Aparecen enterramientos en las galerías de las minas, tanto en el Texeu como en las minas del Milagro se encontraron esqueletos humanos, algunos estaban allí porque fueron víctimas de algún accidente, otros, como se describe en el post dedicado a las minas del Texeu, fueron enterrados a propósito siguiendo algún tipo de ritual. Cuando se abandona la cultura megalítica se cree que el nuevo ritual funerario era la incineración, esto explicaría la escasez de restos humanos que se da por todo el territorio asturiano hasta la consolidación del cristianismo.

edad de cobre - craneos minas del texeu

Cráneo humano. Galería de los esqueletos de las minas del Texeu.

La edad de cobre finaliza cuando descubren la primera aleación realizada por el ser humano, el bronce, aproximadamente en el año 1.800 a. C.

 

 

 

 

Atrás                                                                           Arriba

Minas prehistóricas en Rioseco, Riosa.

 Minas prehistóricas del Texeu, Sierra del Aramo

Minería prehistórica en Rioseco, Riosa.

La Sierra del Aramo ofrece muchas rutas, una de ellas es la que conduce a las Minas prehistóricas del Texeu. En este recorrido encontraremos por un lado un importante complejo minero del s.XIX situado a 700 metros snm. En segundo lugar podremos ver un gran yacimiento arqueológico correspondiente a las minas prehistóricas usadas durante el neolítico para la extracción de cobre. La mina del Aramo se sitúa a 1.200 metros snm y es una zona de la sierra rica en cobre, cobalto, plata y níquel además de otros componentes asociados al cobre como la azurita y la malaquita.

minas prehistoricas de cobre de la sierra del Aramo

Azurita y Malaquita sobre cuarcita

Para iniciar la ruta a las minas prehistóricas debemos ir hasta el pueblo de Llamo, en Riosa, aquí dejaremos el coche y continuaremos andando por la pista que conduce hasta Rioseco y el complejo minero del s.XIX.

minas prehistoricas en Riosa

Poblado minero de Rioseco

Nada más llegar lo primero que llama la atención fue el intento por parte del Principado de convertir las ruinas en un museo a través de los fondos mineros pero los fondos se acabaron y se paralizó el proyecto, tan solo se remodelaron la fachada de cuatro de los edificios administrativos, el resto de estructuras están en ruinas. No obstante este lugar merece la primera parada de la ruta para investigar un poco por los túneles, zonas de lavado del mineral, la gran chimenea y otras edificaciones.

minas prehistoricas y Minas del s.XIX en Rioseco

Zona de tratamiento del mineral. s.XIX – XX

minas-del-texeu-rioseco-riosa

Continuamos ascendiendo y a pocos metros por encima de la mina anterior hay un mirador y una pequeña área recreativa con mesas. En esta zona encontramos la primera galería. Cuando fuimos estaba abierta e inundada, nos adentramos un poco pero pronto decidimos dar la vuelta por falta de seguridad. Muchas de las galerías están abiertas pero adentrarse en ellas implica asumir un riesgo considerable, en todas ellas hay pozos, derrumbes, desprendimientos de lodo y hundimientos del propio suelo que nos pueden poner en un grave apuro. Mi consejo es que no se os pase por la cabeza, bajo ningún concepto, entrar en las galerías.

mirador-minas-del-texeu

El siguiente tramo es quizás el más duro, es un ascenso con algo de desnivel, no es demasiado largo pero la cuesta cansa un poco, es un camino pedregoso que asciende a través de un bosque y por el que pueden verse restos de las galerías, las tirolinas y los vagones usados en el s.XIX -XX para subir y bajar el mineral desde las bocaminas superiores hasta la zona de tratado de mineral de Rioseco.

minas prehistoricas y minas del s.XIX de Riosa

Restos mineros del s.XIX – XX

Tenemos que ascender hasta que termina el bosque y se abre una gran pradería, conocida como La Campa de las Minas, en la zona más alta de la misma se encuentra el complejo minero neolítico y unas vistas espectaculares de los valles de Asturias llegando a ver, en un día despejado, Riosa, Turón, Aller, Mieres, Oviedo, Los picos de Europa y la costa de Gijón y de Avilés.

vistas-minas-prehistoricas-del-texeu

Recorriendo la planicie encontramos dos bocas de entrada a las minas prehistóricas. Nada más verlas llama la atención la forma redondeada de las mismas, los pilares o columnas unidos entre si y los arcos rebajados que fueron dejados intencionadamente por los mineros para sujetar la techumbre y que no hubiera desprendimientos ni derrumbes. En el vestíbulo de entrada ya pueden verse los restos de cobre, de azurita y de malaquita que le dan a la cavidad esos colores azules y verdes metalizados.

boca-mina-el-texeu

pozos-entrada-boca-mina-el-texeu

Lo primero que tenemos que tener claro es el tipo de instrumentos y de herramientas que usaban para una labor tan dura como es la minería. Cuando se descubrieron los metales el primer uso que se le daba al mineral era para piezas de orfebrería o para objetos rituales, curiosamente no se empleó para perfeccionar las herramientas hasta unos cuantos cientos de años después. En esta primera etapa de la minería del metal los útiles estaban realizados con madera, con piedras y con astas de ciervo.

minería prehistórica - Minas del Texeu

De arriba a abajo: punterola y entalladuras

minería prehistórica, picos palanca

Picos palanca, se agarraban por la parte corta y se golpeaba con una maza para quebrar la pared.

Entre las herramientas más comunes encontramos: las realizadas en asta de ciervo como los picos o las entalladuras, los realizados en piedra como las mazas de más de 2kg de peso y los martillos de menor tamaño y peso que las anteriores, y  otras hechas con madera como los mangos para las herramientas y la mampostería de las galerías.

herramientas mineria prehistorica mazas martillos

Mazas y martillos para la minería

La mina se adentra en el interior de la montaña a través de pozos que pueden llegar a los 100m de profundidad. Todos los pozos de entrada se comunicaban mediante un complejo sistema de galerías.

minería prehistorica entrada a las minas del texeu

Vestíbulo de entrada de una de las minas.

acceso a las glaerías de las minas prehistórcas del Texeu

Pozos y galerías que se adentran en la montaña

Se presupone que los mineros pasaban bastante tiempo en el interior de la montaña, las galerías estaban bien iluminadas, para conseguir luz encendían unas antorchas de madera y grasa que adherían a la pared mediante pelotas de arcilla. Para poder resistir al monóxido de carbono derivado del uso del fuego y a los propios gases que desprende la montaña contaban con dos recursos, por un lado la corriente de aire natural que proporcionaba la montaña y por otro lado pozos verticales que eran usados a modo de chimenea y que aún poseen las paredes ennegrecidas por el efecto del humo.

El tamaño de las galerías es variado, las hay bastante amplias, hay otras con un tamaño bastante estrecho y con techos muy bajos de modo que solo podía pasarse arrastrándose, y las hay en las que es difícil que quepa un adulto por lo que posiblemente trabajaran los niños. Para que las galerías no se desprendiesen se reforzaban con arcos o pilares rebajados, además, el escombro era almacenado en zonas que ya habían sido explotadas y que quedaban obsoletas, de esta forma las galerías que no se usaban se iban rellenando y se reducía el riesgo de desprendimientos.

minas prehistoricas de rioseco, pozos de acceso

Pozos con un grado de inclinación bastante acusado

Para extraer el mineral usaban varias técnicas:

Cuando encontraban el mineral en una argamasa de arcilla y en pequeñas cantidades empleaban las propias manos y, en menor medida, mazas de piedra y picos realizados con asta de ciervo.

Si el mineral aparecía en filones podían extraerlo de varias formas, iban haciendo muescas circulares en la roca hasta que desprendían el filón, también usaban palancas y martillos para fragmentar la roca y extraer el mineral y, por último, usaban el fuego para calentar la roca y conseguir así que se rompiera.

El objetivo principal de los mineros del Aramo era el cobre, rechazaban completamente el cobalto, cuando encontraban este material lo desechaban directamente destinándolo al relleno de las galería o dejándolo en la roca sin tocar. Quizás no sabían que hacer con este material, si se mezclaba con el cobre restaba calidad al resultado final, así que simplemente no lo usaban.

Transportar el mineral requería una gran resistencia física, se usaban unos recipientes de madera redondeados que o bien llevaban al hombro, o lo arrastraban a través mediante unas cuerdas de cuero que se ataban al cuerpo. Hay galerías tan estrechas que aún conservan las marcas producidas por el continuo rozamiento de las paredes. Algunos pozos tenían tal grado de inclinación que poseían escaleras hechas con cuerdas de cuero por las que debían subir y bajar.

Hay una galería que destaca sobre todas las demás, es La Galería de los Esqueletos, donde se localizaron 16 esqueletos humanos, en 6 de ellos se pudo saber que eran varones de edad adulta, el más joven murió con 20 años y a otros tres se les ha dado la edad de 35 años. Otros dos cuerpos revelaron que eran personas fallecidas a causa de un desprendimiento.

minas prehistóricas - mineros del aramo

Cráneos humanos, minas prehistóricas del Aramo

minas prehistóricas - minero del aramo, minas del Texeu minas prehistóricas - minero del aramo

Lo que más destaca de esta galería es el uso funerario intencionado que se hizo en algunas zonas. Hay dos esqueletos completos que fueron enterrados siguiendo algún tipo de ritual, estaban sentados con las rodillas flexionadas y en sus manos aún tenían sujetas las herramientas que les habían acompañado, posiblemente, durante la mayor parte de su vida. El uso funerario de las minas evidencia un nuevo tipo de enterramiento dentro del neolítico dedicado en exclusividad a los mineros.

esqueleto minas prehistoricas del Aramo

Esqueleto completo, enterramiento ritual

Todos los restos muestran que eran personas altas, sobre 1,70m, y con una masa muscular considerable. En el Museo Arqueológico de Oviedo se encuentran expuestos algunos de los cráneos y, a simple vista, pueden apreciarse el gran tamaño que tienen algunos.

Una vez que el mineral estaba fuera de la mina se transportaba hasta unas primera zona de taller, muy cerca de la boca mina, donde se hacía un primer tratamiento del mineral para facilitar su transporte. Es una zona donde se encontraron crisoles de arcilla para fundir el mineral, ollas y restos de escoria que procedían de algún horno de fundición no localizado. Hay que tener en cuenta que esta zona de la sierra ha sufrido múltiples explotaciones y el terreno ha sufrido muchas alteraciones que dificultan la localización de yacimientos arqueológicos a cielo abierto.

Ver ruta a las minas del Texeu, Sierra del Aramo, Rioseco, Riosa.

Atrás                               Arriba

neolítico asturiano, actividades diarias

Neolítico asturiano

Las nuevas actividades de la vida cotidiana

La vida diaria de las personas que vivieron durante el neolítico experimentó una revolución industrial y tecnológica importante. Los seres humanos aumentan de manera significativa sus labores de producción y sus tareas diarias. Entre las nuevas actividades desarrolladas destacan:

La domesticación de animales se documenta en períodos anteriores pero se trataba de lobos amaestrados para la caza, durante el neolítico el ser humano deja de cazar algunas especies de animales para criarlas, así aparece la ganadería. Las primeras especies domesticadas para esta función fueron la cabra y la oveja, ambas proporcionaban recursos muy valorados, carne, pieles, leche y otros subproductos derivados de la misma como mantequilla, nata, queso… Sin embargo la vida de los pastores era muy diferente a la del agricultor, el pastor seguía siendo trashumante, debía buscar constantemente pastos frescos para el ganado y abastecerse de forraje para el invierno, esto le obligaba a pasar largos períodos en la montaña para mover el ganado de un lugar a otro.

La primera actividad artesanal de cerámica en Asturias se documenta en el año 7.000 BP en la cueva de los Canes, en el complejo prehistórico de Arangas de Cabrales, es una cerámica muy primitiva que no usó horno, se coció a no más de 800ºC sobre un hogar. Los objetos de cerámica aportaron mucha más comodidad a la vida diaria, es un material fácil de conseguir y fácil de trabajar, tan solo debían de recoger la arcilla, moldearla y calentarla al fuego hasta que se endureciera, con ella podían fabricar cuencos y vasos. Cuando inventaron el horno de cerámica pudieron crear objetos con una mayor calidad, más duraderos y más sólidos, gracias a ello confeccionaron objetos para almacenar los productos como las tinajas o las ánforas, útiles de cocina como los cuencos o platos y nuevos objetos decorativos.

neolítico asturiano

Ceramica neolítica

No se abandonan las actividades en torno al trabajo de la piedra y del hueso. En la industria lítica las técnicas avanzan y consiguen crear herramientas pulimentadas usando arena como abrasivo. Con respecto a la industria ósea, las astas de ciervo fue un material codiciado en las labores mineras, con ellas confeccionaban picos con los que iban abriendo galerías al ser golpeados con una maza. La piedra y el hueso fueron elementos necesarios para la agricultura y para la creación de las aldeas porque seguían siendo los materiales más usados en la creación de instrumentos como las hachas, cuchillos o azadas.

neolítico asturiano

Astas de ciervo usadas durante el neolítico.

neolítico asturiano

Hachas pulimentadas

La minería, tal y como se entiende hoy día, surge en el neolítico y supuso una revolución industrial para la sociedad de este periodo. El considerable aumento de la población hizo que aumentara la demanda de sílex para la creación de herramientas cortantes, en Asturias el sílex no es fácil de conseguir pero los neolíticos concibieron una nueva forma de extraer esta roca de la montaña, aparecen los primeros pozos y galerías artificiales que conducían hasta donde estaba el material deseado. La zona minera más conocida del neolítico astur es el yacimiento de la Sierra del Aramo, a 1.786m de altitud en el centro de Asturias (Pola Lena).

neolítico asturiano

Astas de ciervo usadas como pico – palanca en la minería del neolítico.

neolítico asturiano

Mazas usadas en la minería.

Con las sociedades productivas aparece el excedente de productos según acumulaban bienes, se conformaban las primeras clases sociales y los primeros indicios de la propiedad privada, aún de forma muy rudimentaria pero si con una clara influencia sobre la organización social de las nuevas tribus.

El excedente también hace que aparezca una nueva actividad, el comercio mediante el trueque, las personas comienzan a acumular bienes para poder intercambiarlos por otros objetos o recursos que no eran fáciles de conseguir y esa labor se convirtió con el tiempo en una actividad laboral especializada.

Puedes ver más herramientas y útiles del neolítico en el pdf que pone a disposición de público el Museo Arqueológico de Asturias.

Atrás                                                                                             Arriba